Releyendo escritos antiguos de esta sección, tomo conciencia de cuánto cambio ha habido en mi vida reciente.

En los primeros escritos hablo mucho del compañero de vida de entonces… que ya no está a mi lado. Por ahí declaro que agradecía su compañía, pues lo sentía permeable y con ganas de crecer, pero el ejercicio del libre albedrío separó nuestros caminos.

Muchas personas que eran cercanas a mí están lejos ahora. Y muchas personas nuevas están cerca: muchos que han elegido el camino de vivir conscientemente esta maravilla de vida.

Por estos días aprendo, aprehendo y vivo nuevos estados de conciencia, nuevas percepciones… mi universo se agranda y se agranda. Estoy tomando consciencia profunda de cuán inconmensurable es mi ser entero, cuan eterno e ilimitado es. Medito, siento, vivo… SOY.

Todo esto viene de la práctica de Sat Nam Rasayan (meditación ultra profunda en la verdadera identidad), un método curativo que nace en le seno del yoga Kundalini. Ya hace casi un año que practico sus conceptos básicos. Tal como dicen quienes lo practican hace tiempo, Sat Nam Rasayan potencia las habilidades curativas personales y cualquier técnica previa de sanación.

El principio es tan simple: tomar contacto perceptivo con algo dentro de uno, y observarlo, observarlo, observarlo… sólo dejarlo ser… y de repente algo cambia… algo se libera, algo se integra, algo deja de doler.

Tras el primer curso entendí que este estado perceptivo es el estado natural de una persona cristal, y también de los niños. Comprendí que uno libera muy rápido enfermedades, emociones, y lo que sea, porque al observar simplemente, uno deja de sentir el juicio que da origen al malestar.

La maravilla de la vida y de la creación consciente de la misma ha hecho posible compartir toda esta experiencia iluminadora y pacificadora con un grupo de “bruji amigos”. Juntos nos observamos en el proceso de liberar dolores, enfermedades, trabas internas, etc. Nos hemos visto integrar nuestro ser, aceptando nuestras sombras y nuestras luces. Juntos trabajamos en nuestras oscuridades, juntos las integramos. Juntos recordamos nuestro ser.

Mi percepción actual de la vida está centrada totalmente en mi 4º chakra. Entiendo, aprehendo, siento, veo, vivo el mundo desde la conciencia profunda que mi 4º chakra es el centro de mi propio universo, ilimitado, atemporal. Sé que lo que hay en mi 4º chakra es lo que mi universo es. Osea… soy quien soy. Así de simple.

Si soy-estoy confiada, mi universo es la confianza, por lo tanto no creo o atraigo situaciones en las que sienta miedo. Si soy-estoy alegre, mi universo entero está así; si soy-estoy agradecida, eso es mi universo en ese instante. Y si soy-estoy triste, mi universo entero llora conmigo. Si soy-estoy culposa, mi universo entero entra en el autocastigo.

Paz interiorSiento al hablar las vibraciones de mis palabras, siento como afectan mi entorno. Siento las vibraciones de personas y objetos en mi aura, siento como me afectan, y como los afecto yo a ellos. Siento las acciones y reacciones energéticas y vibracionales en el interactuar cotidiano. Siento, percibo… y todo está bien. Todo es perfecto.

Así somos los seres humanos todos… esto es lo que nos vinieron a enseñar Jesús, Buda y tantos otros. Esto es lo que quisimos vivir este año 2012: el despertar de nuestra conciencia plena.

Estoy en paz, observando, sintiendo, viviendo. Percibo el bullir de la vida en las hojas, mis gatos, en el viento, la lluvia. Percibo, escucho, veo… entiendo, comprendo, acepto.

Soy… simplemente soy… soy mi ser entero, expandido, con la chispa de la vida bullendo en mi 4º chakra y en todo mi universo.

YO SOY

Namasté!

Comparte este link:
Soy… estoy… mi presente
Etiquetado en:

3 pensamientos en “Soy… estoy… mi presente

  • 6 de junio de 2012 a las 16:52
    Enlace permanente

    Llevo ya un par de horas leyendo tu blog y me topé con esta última entrada y en verdad me nace una pregunta que admito hace bastante rato quería hacerte pero no sabía dónde. Desde pequeña he visto «cosas» (espíritus y familia fallecida mayormente), cuando era pequeña me asustaba mucho pues no sabía como controlarlo, actualmente convivo con ello a diario pero aún no logro vivir en paz con ello. He estado practicando muchos rituales wicca ultimamente (creencia con la que me siento más cómoda) sobretodo con los que en meditación y relajación se refiere pero estoy en un proceso que sé será un camino largo. Me gustaría saber como llegaste a lo que estás ahora, he podido ayudar a varias personas con lo que sé hacer pero mi intención no es alejarlo sino sobrellevarlo y aprender a manejarlo. Leo la tranquilidad y paz que transmites al escribir y anhelo llegar a lo mismo por mi parte. Cualquier consejo que puedas darme sería de gran utilidad.

    Muchas gracias de antemano y saludos.

    • 19 de junio de 2012 a las 22:36
      Enlace permanente

      Básicamente he buscado maestros o guías neutrales, que me enseñaron a manejar mi percepción, a usarla en el día a día, a estar en paz con esta sensibilidad tan alta.
      Este artículo ayuda mucho http://www.jeshua.net/articles/article1.htm

  • 7 de octubre de 2012 a las 00:52
    Enlace permanente

    Cecil:

    Es muy interesante el tema de las sanaciones pero como puedo confiar en esto si conozco a una mujer que realiza este tipo de sanaciones y se supone que es algo divino y engaña a su marido , a su familia con otro hombre más joven , entonces Pienso: si hacen el bien como este tipo de personas engaña con palabrerías si daña a su propia familia

Los comentarios están cerrados.

Abrir chat